Postres

Roscón de Reyes: La mejor receta para Navidad

El famoso Roscón de Reyes se ubica en los primeros puestos de la lista de recetas y tradiciones preferidas por los europeos. Sin duda, toda la población espera que llegue la navidad para poder compartir este maravilloso postre en familia.

Según la tradición, el Roscón de Reyes se prepara para esperar a los reyes magos. Luis XV fue el principal promotor de este delicioso dulce que se ha vuelto casi indispensable en las fechas navideñas. Además, se dice que un cocinero eslavo de la corte preparó para el rey, en la epifanía, el mencionado postre con una sorpresa incluida en su interior.

Gracias al rey no desapareció esta tradición, sino que se extendió a la aristocracia europea y francesa. En el siglo XVIII llegó a España donde tuvo una acogida excelente. Esta costumbre pasó luego a pueblo llano donde, Sevilla y Madrid fueron sus principales baluartes.

Ingredientes para preparar el Roscón de Reyes

  • Harina de fuerza (650 g)
  • Leche tibia (250 ml)
  • Levadura fresca (25-30 g)
  • Azúcar (120 g)
  • Mantequilla derretida (120 g)
  • 2 huevos
  • 1 yema de huevo
  • Sal (10 g)
  • Agua de azahar (2 y 1/2 cucharadas)
  • Piel de un limón rallado
  • Piel de una naranja rallada

Ingredientes para decorar

  • Frutas escarchadas
  • Azúcar adicional
  • Una naranja
  • Huevo batido (solo uno)
  • Figuras horneables

Preparación paso a paso del Roscón de Reyes

  1. Mezclar entre 2 o 3 cucharaditas de harina de fuerza con solo un poco de los 250 mililitros de la leche tibia. Luego, añadir los 25 a 30 gramos de levadura y remover. Se tapa la masa y se deja fermentar unos 20 minutos en un sitio cálido.
  2. Colocar en un bol toda la harina restante. A esta harina se le debe agregar la ralladura de limón, la de naranja, el azúcar, la masa fermentada, la sal, 2 huevos, la leche, agua de azahar y la mantequilla derretida. Se remueve hasta que la masa quede homogénea.
  3. Enharinar la superficie base y amasar varios minutos. De ser necesario se puede agregar otro poco de harina para poder manejar la masa. Se va dando forma de bola y al estar bien amasada se guarda en un envase herméticamente cerrado, durante dos horas. Debe conservarse en un sitio cálido.
  4. Luego de las dos horas de reposo se verifica que la masa haya crecido el doble. Se saca del envase y se coloca en la superficie enharinada. Se amasa nuevamente y se le da forma de roscón. Es importante considerar que el agujero que lleva en medio se hará más pequeño al ser horneado. Se deja reposar igual que en el paso anterior (pero solo una hora).
  5. Para finalizar esa maravillosa receta se procede a pintarlo con huevo y a decorarlo según el gusto personal. Se pueden utilizar las frutas escarchadas, almendras, frutas confitadas o lo que deseemos. En caso de añadirle figuras sorpresas pueden esconderse dentro de la masa. Se colocan en el horno a 180 °C unos 20 minutos y listo.